Rehabilitación cognitiva

Esta semana tenía en mente hablar de la rehabilitación cognitiva. Obviamente de mi experiencia, nada más. Este tema (las capacidades cognitivas) se trató también en la reunión de #EMRedes 18, ya que ahora se le está prestando algo más de atención; se está actuando. Pero hasta ahora era la eterna olvidada. No es algo fácil de tratar y se sabe algo, pero no lo suficiente. En esta reunión que he mencionado anteriormente, se comentó que era uno de esos temas tabú que resulta complicado tratar con los profesionales sanitarios. En otras ocasiones es complicado llegar a este especialista, y ni siquiera todos los hospitales cuentan con un neuropsicólogo. Somos muchos los que pensamos que la primera revisión de neuropsicología debería hacerse al comienzo del diagnóstico para llevar un control realista de las dificultades cognitivas de cada uno. Hasta donde sé, no te pueden comparar con tu ‘yo’ de antes (porque la gente no se va haciendo evaluaciones neuropsicológicas por ahí si está sano como una manzana), sino con una tabla de valores establecida según tu edad y nivel de estudios. Y si eras más listo y realmente tienes alguna afectación cognitiva, como no estás por debajo de la media no pasa nada. Todo muy normal… Te vas con la impresión de que eres un paranoico y punto.

neuro1

menú de “EM line”

No voy a entrar a hablar de los distintos problemas cognitivos que pueden surgir con una enfermedad como la esclerosis múltiple, porque ya lo he hecho en alguna entrada anterior. Como muchos de vosotros sabéis, hace algo más de un año visité por primera vez la consulta de neuropsicología. Llegué allí más por motivación propia que otra cosa. Le insistí a mi neuróloga sobre lo que me estaba notando desde hacía un tiempo y que yo no era así. Por aquel entonces estaba opositando y notaba que había aumentado la frecuencia con la que cambiaba el orden de dos palabras en una frase mientras estaba hablando. Que andaba muchas veces con una palabra, que no era nueva para mí, en la punta de la lengua y no salía. Esas dos cosas eran las que más me preocupaban. También notaba problemas de atención de vez en cuando (pero con el truño que estaba estudiando y las horas que le echaba…). Tenía la impresión de que iba algo ralentizada mentalmente pero estudiando tropecientas mil horas al día igual no es tan raro. De vez en cuando me había dejado algo a medio hacer por ahí y no me había vuelto a acordar de ello hasta que volvía… El informe decía algo así como que el único hallazgo que se observaba a nivel cualitativo era la presencia de un déficit disejecutivo leve (que a día de hoy sigo sin saber qué narices es). Y presencia de síntomas de ansiedad. Mi cara al salir de allí era de fliparlo.

neuro2

Variedad de ejercicios para memoria de trabajo

La solución para esto eran unos ejercicios para mejorar la reserva cognitiva y terapia para la ansiedad (lo último no lo he hecho todavía). La web que utilizo para la reserva cognitiva por aquel entonces estaba en fase de prueba. Antes no hacía falta, pero ahora hay que registrarse añadiendo el informe del médico (supongo que para investigación, porque es una aplicación desarrollada por médicos). Los que hago son para la memoria de trabajo, pero también hay otro tipo de ejercicios, para memorizar. Me mandó comenzar por el nivel 6, tres veces por semana durante 15 minutos. He de reconocer que era bastante escéptica con esto y aún así los hice. He notado mejoría; bastante. Lo de cambiar las palabras de una frase ya no me pasa casi nunca. Tampoco lo de tener la palabra en la punta de la lengua. Me noto mayor velocidad de procesamiento. Y el cálculo mental que era algo que tenía más que oxidado, pues lo he retomado. Todo esto se lo comenté en la revisión que tenía esta semana. En la que me volvió a repetir la evaluación cognitiva y como siempre me he sentido igual de incómoda. No es agradable ser examinado durante 3 cuartos de hora (no sé ni cuanto tiempo estuve dentro). Puede hacerte más o menos gracia, pero al final sabes que tienes que pasar por ahí, por tu bien.

Para finalizar (que me enrollo como las persianas), quiero remarcar la importancia de mantenerse activo mentalmente tengamos la edad que tengamos. Me declaro defensora a ultranza de ese grupo que piensa que la reserva cognitiva se debería trabajar de manera preventiva antes de que surjan las dificultades, como también defendieron algunos de los asistentes a #EMRedes 18. Piénsalo. Si tomas pastillas para tratar la enfermedad ¿por qué no vas a hacer algo que también puede ayudarte y no produce efectos secundarios? Cerebro solo hay uno.
Habla con tu neurólogo si tienes dificultades. El especialista correspondiente sabrá qué es lo que necesitas una vez que te evalúe y hará trabajar a tus neuronas como se merecen.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s